Tren Maya es más que un proyecto de infraestructura para el sur del país

Chiapas, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán. Esos son los 5 estados por los que pasará el Proyecto de Desarrollo Tren Maya, pero también en el mismo orden Chiapas, es el estado con mayor pobreza y pobreza extrema del país según el CONEVAL, Tabasco es el estado con mayor desempleo y estancamiento económico en los últimos años, Campeche es el estado con menos diversificación de su economía apostándole todo al petróleo y con graves problemas cuando este sector tiene contracciones, Yucatán con grandes problemas de migración tanto de su gente local migrando a la rivera, como la gente del resto de la península buscando oportunidades en Mérida y por último Cancún, la joya de la corona con un gran repunte turístico en los últimos años pero una de las más fuertes condiciones de desigualdad del país, teniendo a las grandes cadenas internacionales por un lado pero también condiciones de fuerte escasez en la población local. 

Tren Maya es una infraestructura

No es coincidencia que sea este el territorio por el cual el Tren Maya este trazado. El mismo, busca, con un proyecto de infraestructura aportar a cada una de las condiciones anteriores. 

Para el caso de la pobreza el proyecto busca generar efectos multiplicadores con su inversión, generando en las comunidades por las qué pasa el proyecto un aumento en el consumo de tal manera que crea la oportunidad de sacar de la pobreza a un considerable número de personas en el corto plazo y generar dinamismo para el largo plazo. Para el desempleo el proyecto busca generar según datos de ONU Hábitat alrededor de un millón de empleos a lo largo de 10 años, lo que sin duda al darle preferencia a los locales, tendrá un fuerte impacto en el mercado laboral y aun mayor una transferencia de conocimiento que durará varios años en la zona. 

Solucionará el Tren Maya problemas socioeconómicos  

Para la poca diversificación el Tren Maya abre las puertas, al generar un aumento en la demanda, de que crezcan otros sectores como el hotelero, restaurantero y el comercio tanto en la zona de Campeche como en toda la península. Para el problema de migración de Yucatán, el Tren Maya generará nuevas oportunidades en el resto de la península para despresurizar el flujo a Mérida, así como también para la gente del campo yucateco que migra a la península habrá nuevas oportunidades de comercializar sus productos en toda la región y aprovechar el agroturismo para crear situaciones que los mantengan en sus comunidades.  Por último, para la desigualdad, el proyecto plantea no volver a las prácticas anteriores de desplazamiento de la gente local con los grandes proyectos, si no la inclusión e incluso el beneficio de la generación de plusvalías con la aportación de tierra por parte de los locales a las comunidades sustentables donde estarán las estaciones. 

Por esto y muchas cosas más el Tren Maya no se trata solamente de generar infraestructura si no de solucionar problemas socioeconómicos históricos en el sureste de nuestro país.